martes, 9 de diciembre de 2014

SEMINARIO PROCESOS DE VIDA 2015



 
 
PROCESOS DE VIDA
1er Semestre de 2015


Seminario-taller totalmente vivencial para el desarrollo de la consciencia que devela la comunión del ser humano con el Todo.  

Somos Uno con la Consciencia Cósmica.
El Todo se manifiesta en la partícula, la partícula forma parte del TODO

FECHA:    Enero 13 a Febrero 7 de 2015

LUGAR: Escuela MUDRA YOGA

Carrera 17 No. 39-34  Teusaquillo, Bogotá, D.C.

HORARIO: Lunes a Viernes 6.00 p.m. a 9.00 p.m.
Sábados: 8.30 a.m. a 11.30 a.m.

CUPO LIMITADO  (máximo 30 asistentes)

Quienes estén interesados en asistir deben inscribirse y cancelar previamente la suma de CIEN MIL ($100.000.oo) pesos M/cte., consignándolos en la cuenta de ahorros No. 01506699-6 del Banco de Bogotá a nombre de Gonzalo Forero S.
Durante el proceso se realizara adicionalmente una actividad de arte terapia para la cual se debe adquirir un kit cuyo costo se informará una vez iniciado el proceso.

ADVERTENCIA: Debido a la limitación de espacio no podrán asistir personas que no se hayan inscrito y cancelado el respectivo aporte.

CONTACTOS:  

E mail:  procesosdevida@gmail.com, Teléfonos en horario de oficina: 2876300 y 3103007438  


GONZALO y MARTHA LUCIA

sábado, 27 de septiembre de 2014

LA DISCIPLINA


NO DEJEMOS DE APRECIAR A NUESTRA BELLA PATRIA.
CUANDO CAMBIE NUESTRA MENTALIDAD, SEREMOS EL PAIS MAS PODEROSO DEL MUNDO.
APLICA ESTAS ENSEÑANZAS PARA QUE LAS NUEVAS GENERACIONES SEAN NUESTRO ORGULLO.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

TERTULIA ESTE SABADO 27 DE SEPTIEMBRE




Estimados Amig@s : La tertulia será este sábado 27 de septiembre en el apto de Leniro Torres, la dirección es calle 44 Nro. 19-15, apartamento 402 a las 3.p.m. Quienes vayan pueden llevar cosas para hacer oncecitas, palomitas de maíz, etc. o viandas varias. 
El tema seran los ovnis  y nuestro pasado extarrestre. 

Como se acostumbra será conducida por Mario Guevara. Cel 3002164816

Un gran abrazo


GONZALO

FALTA LA FELICIDAD




El otro día observé ciertas conductas que parecerían no tener demasiada relación entre sí.
Una persona que suele tomar a diario, hasta quedar obnubilada. Comienza en el horario que puede (al mediodía los fines de semana o al volver del trabajo en días laborables) y, al terminar la jornada, está literalmente mareada e incoherente, siete días a la semana. Como socialmente está permitido y, en algunos ámbitos como fiestas o reuniones, alentado, se podría suponer que este comportamiento pasa desapercibido.
Personas que trabajan demasiado y parecerían no poder funcionar sin este requisito. De lunes a viernes, sus jornadas pasan largamente las horas recomendables e incluso consideradas posibles, y sábado y domingo algo siempre se filtra: horas delante de la computadora, llamadas telefónicas o lectura que documentos que han quedado pendientes. Y no lo hacen por necesidad (ya que quienes tienen varias ocupaciones por dificultades económicas tienen otros motivos para hacerlo)
Amantes del ejercicio físico que lo realizan hasta quedar exhaustos. Casi todos los días, durante varias horas, llueva o haga sol, incluso aunque tengan dolores o lesiones (lo que a otros les implicaría la decisión de tomarse un descanso necesario), practican un deporte o alguna disciplina (en el gimnasio o al aire libre) arduamente. Lo que a simple vista suena a una práctica saludable, en la exageración no lo es y logra el mismo efecto que las dos anteriores.
El denominador común que hallé en estos comportamientos, según mi perspectiva, es la falta de felicidad.
Se trata de gente disociada de sus emociones y, para lograr este alejamiento, se esfuerzan mucho más de la cuenta en crear y en mantener un hábito hasta llegar al agotamiento físico/mental y así permanecer obnubilados.
Cuando logran que esas actividades que les consumen la mayor parte del tiempo y de la energía se conviertan en una rutina, ponen piloto automático y siguen así, alejados cada vez más de sus sentimientos.
Incluiría en este grupo a esas personas que nunca se separan de su celular. Están permanentemente mandando mensajes, leyendo noticias, “compartiendo” en Facebook o en Twitter, haciendo llamadas, etc. No respetan comidas, reuniones o conversaciones que surgen en el hogar o en cualquier otro entrono que estén: hacen acto de presencia pero su mente (y sus emociones) no están en ese sitio. Tal vez piensen que están comunicándose con los demás, pero la realidad es que el aislamiento aumenta gradualmente y, por el contrario, sus habilidades para conectarse en vivo y en directo con los demás se van atrofiando.
¿Por qué falta de felicidad?
Cuando necesitamos dejar de estar presentes en el aquí y ahora y buscamos -hasta encontrarla- una vía de escape, se nubla la capacidad de relacionarnos con el entorno y, por consiguiente, de sentir dolor o tristeza – ¡pero también felicidad! Esto es, sin lugar a dudas, condenarnos a vivir a medias.
Este desequilibrio puede mantenerse durante un tiempo, pero ya aparecerá el detonante que te hará torcer el rumbo y volver a acercarte a tu interior.
Los escapismos nunca son el mejor camino a seguir.

domingo, 31 de agosto de 2014

SOLTAR




Llega un momento en el que hay que aprender a soltar.
Por la fuerza no se retiene a nadie, a la larga.
Con imposiciones absurdas o con celos enfermizos, tampoco.
Cada persona tiene derecho a elegir libremente con quién estar, qué hacer con su tiempo libre y cuántos de esos momentos dedicarnos a nosotros.
Si dejas que cada quien ejercite su libre albedrío y tenga la posibilidad de escoger, te aseguro que te encontrarás con muchas más sorpresas agradables de las que puedas imaginar.
Querer controlar todo y a todos no es una actitud saludable, ya que resulta completamente imposible y perderás tu estabilidad y tu salud al perseguir esta quimera, infructuosamente.
Tal vez hace tiempo que vienes lidiando con esto o te has acostumbrado a tu forma de ser, pero se viene produciendo algún eco en tu cuerpo y en tu mente, al que ya no puedes hacer oídos sordos.
No importa donde hayas aprendido ese comportamiento o cuánto lo hayas venido empleando para sortear lo que consideras dificultades y para lograr tus cometidos: ha llegado la hora de soltar.
Incluso en el caso de tus hijos, ponles los límites que consideres adecuados según su edad pero déjalos ser.
Permite que afloren sus talentos y sus fortalezas.
Que se transformen en personas de bien y que forjen su personalidad basándose en el amor y no en el miedo a tus reacciones o a no agradarte nunca, más allá de lo que hagan.
Porque soltar no es sinónimo de abandonar o de dejar.
Significa:
. No presionar.
. No quedarse al lado de alguien solo por apego o por miedo a la soledad.
. No intentar controlar.
. Dejar ser.
. Dar libertad.
Puedes basar todas tus relaciones en esta premisa y, además, solo aceptar vínculos en los que te traten de este modo y con el respeto que te mereces. Es tu elección, pero también, tu responsabilidad.