martes, 31 de diciembre de 2013

MENSAJE DE FIN DE AÑO 2013


MENSAJE DE FIN AÑO
Este ha sido un año bastante intenso en cuanto a trabajo y actividades encaminadas a apoyar los programas comunitarios de la Fundación.  Eso hizo que no se le diera continuidad al programa de radio virtual, ya que el tiempo es muy escaso y se multiplican las cosas que se deben hacer y escasos los espacios para realizarlas.  Eso nos muestra que debemos replantearnos algunas cosas, pero mientras se mantenga andando el trabajo comunitario en Ciudad Bolívar,  este nos dará una oportunidad única para transitar por los caminos de la autorrealización y seguir desarrollando el trabajo personal que es en últimas, el que nos debe preocupar a cada uno de los que pretendemos conquistar las cimas del Espíritu Humano.
EL trabajo nos da oportunidad de reconocer en nosotros todo lo que aún nos  falta por trascender, el trato constante con personas que pueden o no ser de nuestro agrado, el encontrarnos con situaciones en las que debemos interactuar con inteligencia y sabiduría, sabiéndonos llenar de paciencia y comprensión, el tener que tomar decisiones con las que podamos estar confrontando nuestras propias inseguridades, en fin, todo eso nos pone a prueba, nos lleva a confrontarnos con nosotros mismos y a darnos cuenta de que clase de personas somos, de cómo estamos actuando, de si de verdad  estamos siendo capaces de trascender nuestras propias limitaciones, miedos, inseguridades, etc.
Reconocer que esa es la verdadera tarea es duro para algunos, pero esa es, además las pruebas no solo están en el trabajo, sino en el hogar  con las personas que más cerca tenemos, con ellas confrontamos al verdadero ser que somos, con ellas nos damos cuenta muy rápido de cuan tolerantes, amorosos, compasivos somos, o cuan tontamente estamos actuando. 
Si observamos que seguimos en crisis, que nos seguimos sintiendo infelices, que nuestra vida carece de sentido, debemos reconocer que estamos en problemas. Muchos sentimos  en algún momento que se han dado pasos importantes, que hemos avanzado y aprendido, pero esa certeza nos la dará tan solo, el momento en que tengamos que enfrentarnos a las llamadas circunstancias  problemáticas y es allí donde reconoceremos nuestro verdadero temple y el nivel en el que en realidad estamos.  
Lamentablemente suele no gustarnos lo que vemos y como niños pequeños nos dedicamos a hacer pataletas, porque queremos hacer nuestra voluntad y no la de quien nos dispensa la vida y nos brinda esa maravillosa oportunidad de brillar con luz propia.
En esos momentos no hay nada más que hacer, sino esperar a que se calmen las cosas,  generalmente nos dejaran sumidos en el silencio nuestras propias cavilaciones, rumiando nuestros resentimientos, y, esperaran, prudentemente, que en el transcurrir del tiempo volvamos a vislumbrar la luz que por cuenta propia decidimos abandonar.
Siempre están esperando por nosotros, siempre están pendientes de nuestros logros, que nos repongamos de las situaciones en las que hemos elegido detenernos y retomemos nuevamente la senda angosta y peligrosa, así la llaman las tradiciones antiguas, haciendo referencia a que el camino es de los valientes.  Los cobardes no conquistaran sino desdicha y dolor.
Ser valientes implica desapegarnos, no tanto de las cosas como de nuestras viejas costumbres, nuestras viejas formas de ser, de actuar o de reaccionar ante los demás o las circunstancias.  Eso es lo que cuesta trabajo, preferimos decirnos más bien que somos como somos y nada nos hará cambiar, que cambien  los demás.
Veremos que la vida se encargará de todos los casos y mucho mejor de los casos difíciles, somos arcilla en las manos del Creador y si no nos queremos dejar moldear, hay muchas formas que nos llevarán, quizá no tan gratamente a reconocernos en la Esencia Divina de Quién Realmente Somos.
A todos ustedes les deseo una FELIZ NAVIDAD Y UN VENTUROSO 2014, lleno de posibilidades infinitas para conquistarse a sí mismos.
Que el infinito Amor Divino se dispense a raudales sobre todos y todas ustedes.

GONZALO


Bogotá, D.C. Diciembre de 2013

1 comentario:

Anónimo dijo...


Gracias Gonzalito. Eres muy especial.