miércoles, 18 de mayo de 2016

Qué son pensamientos limitantes y cómo eliminarlos



Nuestra realidad es producto de nuestra mente. Si quieres cambiar tu realidad, necesitas afectar tus pensamientos.
Los pensamientos limitantes funcionan como un termostato en nuestra vida donde, desde el subconsciente, modifican nuestras emociones para que dirijan nuestras acciones y te mantengas en lo que consideran es lo apropiado.
Una de las frases más poderosas que he escuchado jamás la aprendí de Tony Robbins hace poco y dice:
No existe fuerza mayor que la que hay dentro de cada ser humano que lo obliga a convertirse en lo que él cree que es
Es decir, tu mente siempre buscará estar alineada con lo que tu crees que eres. De lo contrario, se generaría un constante conflicto que la mente no está dispuesta a sobrellevar.
¿Cómo funciona un termostato ? Si la temperatura de la casa sube por arriba del límite, el termostato enciende el aire acondicionado para llevarla nuevamente a donde debe estar.
Si la temperatura baja por debajo del límite, entonces enciende la calefacción para subirla y llevarla nuevamente al punto justo.
Los pensamientos limitantes son termostatos en nuestra vida.
Por ejemplo, una persona que piensa que “tener mucho dinero es malo” o que “uno debe vivir sólo con lo necesario” ha desarrollado un pensamiento limitante (termostato) en su vida que nunca le permitirá vivir una vida de abundancia financiera. (Apenas le entre un buen dinero su subconsciente no lo considerará apropiado y generará en el individuo los sentimientos –que llevarán a las acciones- para que desperdicie o pierda el dinero).
Una persona que piensa que “todos los hombres (o todas las mujeres) son iguales (mentirosos(as), infieles, etc.) desarrollará un pensamiento limitante en su subconsciente que la(o) acercará inconscientemente a parejas que cumplan su creencia y las alejará de las que sean honestas, amorosas, fieles, etc.
Igualmente sufrirán similares consecuencias las personas que hayan desarrollado pensamientos limitantes como “Yo no soy bueno(a), yo no soy digno(a), yo no lo merezco, yo no puedo, yo soy enfermizo(a), yo no tengo tiempo, yo tengo tanto trabajo que siempre estoy cansado(a), etc.”
Todos son pensamientos limitantes.
Todos son termostatos que te colocas en tu subconsciente que terminan dominando tu vida y creando un destino que se alinea con dichos pensamientos y no con lo que realmente deseas en la vida.
Ahora bien, ¿Cómo podemos transformar esos pensamientos limitantes y pensamientos que nos lleven a la grandeza?
Afirmaciones positivas declaradas con poder.
Muchas personas, especialmente líderes religiosos cristianos y otros, han atacado las “declaraciones” porque las ven como vehículos espirituales donde le declaras al universo o a Dios tu futuro.
Yo no me refiero a eso.
Yo me refiero a transformar tus pensamientos limitantes; es decir, reprogramar tu cerebro (creación de nuevos patrones neuronales) que eliminen los “termostatos” de tu vida y te permitan vivir la vida a tu máximo potencial.
Una afirmación positiva es un documento donde escribes y recitas diariamente la situación donde quieres estar como si ya estuvieras ahí.
Un ejemplo puede ser algo como:
“Vivo una vida con abundancia financiera, tengo negocios que funcionan automáticamente generando gran cantidad de ingreso pasivo lo que me permite vivir una vida de libertad”
“Soy saludable y lleno de energía. Mi cuerpo está sano y me siento cada día más joven y con más entusiasmo. Disfruto mucho ejercitarme”
“Soy feliz. Siempre estoy en un estado emocional de abundancia y plenitud. El futuro me llena de optimismo y el agradecimiento que tengo por el presente me llena de felicidad. Soy una persona bendecida por Dios”
La mala noticia es que las afirmaciones positivas no funcionan. El simple hecho de decirlas diariamente no da el resultado que buscas. No reprograman tu cerebro.
Pero Gonzalo ¿y entonces?
Me alegra que preguntes.
La clave en las afirmaciones positivas es que necesitan declararse de una forma que activen tres cosas:
1- Tu lenguaje (por eso las dices en voz alta)
2- Tu fisiología
3- Tu enfoque
Tan sólo leer tu afirmación positiva no es suficiente (leer sólo afecta el #1 – lenguaje). Necesitas cambiar tu fisiología (postura, expresión, fuerza) y tu enfoque (necesitas visualizar vívidamente lo que estás declarando).
Por ejemplo ¿cómo sería tu fisiología (postura, expresión, fuerza que haces en tus músculos) si te dieran la buena noticia que te acabas de ganar un millón de dólares al año por el resto de tu vida? Pues algo similar necesitas hacer cuando declares que vives una vida de abundancia financiera –con voz alta, seguridad en tu rostro, etc.-
Necesitas actuar tan real en tu lenguaje, fisiología y enfoque cómo que te anunciaran que lo acabas de recibir.
Eso reprogramará tu cerebro, destruirá tus pensamientos limitantes, acabará con los termostatos que te mantienen atado(a) a la mediocridad y alcanzarás la grandeza.

No hay comentarios: